Dominantes secundarios

¿Qué son los dominantes secundarios?

Para comprender los dominantes secundarios vamos a partir de un repaso de lo que son los dominantes.

Se llama dominantes a los acordes mayores con séptima menor. El acorde dominante situado en el quinto grado de una tonalidad se llama la dominante de esa tonalidad. La dominante tiene la función especial de crear la tensión tonal máxima, que resuelve de forma natural sobre el acorde de tónica.

Dominantes secundarios
La dominante resolviendo a la tónica en la tonalidad de do mayor.

Los dominantes secundarios deben su nombre a la dominante. Son también acordes mayores con séptima menor, pero en este caso no pertenecen a la tonalidad. Crean tensión tonal hacia acordes diferentes del acorde de tónica. Es decir, funcionan como dominantes momentáneas de otros acordes de la tonalidad.

En la tonalidad de do mayor el acorde de tónica, Cmaj7 (escrito en cifrado americano), es el punto de reposo de la tensión tonal. La dominante, G7, crea la tensión tonal máxima que resuelve sobre Cmaj7.

Observa que el movimiento entre fundamentales de ambos acordes es de un intervalo de quinta justa descendente o, lo que es lo mismo, cuarta justa ascendente. Conocer este intervalo es útil para hallar los dominantes secundarios de una tonalidad.

Cómo encontrar los dominantes secundarios

Para identificar fácilmente los dominantes secundarios de una tonalidad, por ejemplo de la tonalidad de do mayor, podemos seguir el siguiente proceso:

1.       Buscar la nota situada una quinta justa ascendente desde la fundamental del acorde cuyo dominante secundario queremos encontrar.

2.       Construir un acorde mayor con séptima menor sobre dicha fundamental.

Ejemplo del proceso.

Para  encontrar el dominante secundario de D-7 (segundo grado de la tonalidad de do mayor), primero identificaremos la nota la, por ser la situada a una quinta de distancia de re, y después construiremos un acorde de dominante sobre ella. El acorde resultante es A7. El dominante secundario del segundo grado en la tonalidad de do mayor es, por tanto, A7. Supone un pequeño punto de tensión tonal desviada hacia D-7.

Dominantes secundarios
El dominante secundario del segundo grado resolviendo sobre el segundo grado en la tonalidad de do mayor.

Se podría tratar el proceso por el que los dominantes secundarios resuelven su tensión sobre acordes de la tonalidad, como modulaciones momentáneas a las tonalidades para las que el acorde de resolución es tónica. En el ejemplo anterior, estaríamos hablando de una modulación muy breve a la tonalidad de re menor; de hecho, demasiado breve. Las resoluciones de los dominantes secundarios no llegan a suponer modulaciones auténticas, principalmente, por su duración.

El caso especial del acorde semidisminuido. No tiene dominante secundario.

No existe acorde dominante secundario para el acorde semidisminuido de una tonalidad. Esto es así porque no podemos hacer reposar la tensión tonal de un hipotético dominante secundario sobre un acorde a su vez también inestable, como lo es el semidisminuido.

De hecho, no existen tonalidades con acordes semidisminuidos como tónica. Y otro modo de verlo es el pensar que no es posible crear una modulación breve hacia una tonalidad inexistente.

En la tonalidad de do mayor no existe dominante secundario para B-7b5. En la tonalidad de do menor no existe dominante secundario para D-7b5.

Esquema resumen de los dominantes secundarios

A continuación un esquema de los dominantes secundarios en las tonalidades de do mayor y do menor. Ambas progresiones comienzan con los acordes de tónica de cada tonalidad y continúan con todas las posibilidades de dominantes secundarios. Estos esquemas se pueden transportar cambiando las fundamentales de los acordes para obtener los del resto de tonalidades mayores y menores.

No considero el dominante del tercer grado en las tonalidades menores como dominante secundario por su fuerte tracción hacia la tonalidad mayor relativa. Resulta difícil separar auditivamente su resolución de una modulación al relativo mayor.

Dominantes secundarios y sus resoluciones en do mayor.

Dominantes secundarios y sus resoluciones en do menor.
Compartir esta entrada