La tonalidad menor

A partir del barroco la música europea incorpora un nuevo sistema de organización musical: la tonalidad menor. Para entenderlo partiremos de la comprensión de la tonalidad mayor, pues toda tonalidad mayor tiene lo que se llama una tonalidad menor relativa con la que comparte todas las notas.

Tonalidad menor relativa

La tonalidad menor relativa buscará la estabilización del sexto grado de la tonalidad mayor como tónica, es decir, punto de reposo de la tensión tonal; y construirá desde ella una nueva jerarquía de notas. Esto quiere decir que la nota que en la tonalidad mayor constituía el sexto grado pasará a ser la tónica de la tonalidad menor relativa.

El ejemplo más sencillo de ver en el piano es el de la tonalidad de do mayor y su menor relativa: la menor. La tonalidad de do mayor la forman las notas C D E F G A B, siendo C (do) la tónica y A (la) el sexto grado. La tonalidad de la menor invierte este orden, dando valor de tónica a la nota A (sexto grado de do mayor): A B C D E F G.

Tonalidad menor
La menor.

La terminología que las relaciona expresa que la tonalidad de la menor es la relativa menor de do mayor. De la misma forma, decimos que do mayor es la tonalidad relativa mayor de la menor.

Obsérvese que en realidad hemos hecho un simple cambio de orden para obtener la tonalidad de la menor, pero las notas continúan siendo las mismas.

Escala menor natural y tonalidad menor ¿Es lo mismo?

Ambos términos son origen de confusión. Cuando decimos tonalidad menor nos referimos a un sistema organizado de notas para uso armónico y melódico en torno a una que llamamos tónica. En cambio, al hablar de escala menor o escala menor natural, nos referimos a esas notas en sí mismas, sin estar tratando las relaciones entre ellas.

Acordes de la tonalidad menor natural

Desde el punto de vista armónico, los acordes que conforman la tonalidad menor son, a priori, los mismos que los que formaban la tonalidad mayor de origen, pero empezando desde el sexto grado.

En el caso de la tonalidad de la menor son, en cifrado americano:

A- Bº C D- E- F G

y en cuatríadas:

A-7 B-7b5 Cmaj7 D-7 E-7 Fmaj7 G7

Ahora bien, el quinto grado en la escala menor no es dominante como sucedía en la tonalidad mayor. Esto hace que la estabilización de la tónica como punto de reposo de la tensión tonal sea más difícil. Además, el acorde dominante de la tonalidad mayor original sí continúa existiendo y creando tracción hacia la tónica mayor. Por eso, si tocamos acordes de los citados arriba en una progresión mal organizada es fácil sentir Cmaj7 como tónica, especialmente después de haber tocado G7.

La resolución de este problema pasará por la creación de otros dos tipos de escalas menores.

Escala menor armónica

La escala menor armónica consigue un acorde de dominante en el quinto grado. Sustituye el séptimo grado de la escala menor natural (la nota sol en el caso de la escala de la menor) por el mismo aumentado un semitono (sol sostenido).

Nuestra tonalidad de la menor quedaría en este punto formada por las notas A B C D E F G#. A esta escala se le llama escala menor armónica. Resuelve el problema armónico (de acordes) que planteaba la escala menor natural.

Escala menor armónica de la.

Acordes de la escala menor armónica

Los acordes totales disponibles en la tonalidad menor en este punto y con la añadidura de la nota alterada en la escala menor armónica son:

A- Bº C D- E- E F G

o en cuatríadas:

A-7 B-7b5 Cmaj7 D-7 E-7 E7 Fmaj7 G7

Tendremos la posibilidad de tocar el quinto grado como acorde menor basándonos en la escala menor natural o como acorde mayor si pensamos en la escala menor armónica.

En cualquier caso, la resolución a la tónica desde el acorde dominante será más fuerte. La elección de uno u otro dependerá del contexto armónico en el que nos encontremos y la función que queramos que el acorde desempeñe dentro de la progresión armónica.

La escala menor melódica

En la época, el intervalo de tercera menor que existe entre las notas sexta y séptima de la escala menor armónica resultaba un intervalo non grato. Esto ocurría especialmente al ser tocado como parte de melodías ascendentes hacia la tónica, por ejemplo E F G# A.

Hoy en día el sonido del intervalo es más fácilmente aceptado por el oído occidental por la exposición a músicas de otras culturas en las que sí es frecuente la existencia de escalas con terceras menores. Encontramos ejemplos en el flamenco o en los ragas indios.

Para solucionar este problema melódico (en las melodías) se crea un tercer tipo de escala menor: la escala menor melódica, que sustituye la nota F por la nota F# (subirá en medio tono nuestro sexto grado original).

Escala menor melódica de la.

Podemos decir que esta escala se utiliza únicamente para la creación de melodías, ya que no incorporamos los nuevos acordes que podrían resultar de añadir la nueva nota a nuestras posibilidades para la tonalidad menor. Es decir, no se piensa en ella armónicamente.

Esquema resumen de los tres tipos de escalas menores

La menor  A  B  C  D  E  F   G
La menor armónica  A  B  C  D  E  F  G#
La menor melódica  A  B  C  D  E  F#  G#

El famoso preludio en la tonalidad de do menor (C minor) de Bach.

Compartir esta entrada