Figuras musicales y compases.

Este artículo estudia los componentes básicos de la música en su relación con el tiempo: las figuras musicales y los compases.

Tempo. Los BPM.

La velocidad de una obra musical en relación al tiempo se denomina tempo y se mide en BPM (del inglés bites per minute). Una partitura a 100 bpm establece una subdivisión del minuto en 100 partes iguales entre sí.

Cada una de estas partes es lo que llamamos un tiempo y marcará el ritmo de la pieza.

Para comprender mejor el concepto puedes comprobar con un reloj la frecuencia con que se suceden los segundos e intentar imitarla con el movimiento del brazo. Estarás marcando 60 bpm.

Si cantas o tocas una melodía al ritmo del brazo estarás produciendo música a 60 bpm.

Ejemplo:

Existe una indicación de 40bpm asignada en este caso a la negra. Esto significa que cada negra de la partitura se relaciona con un tempo de 40bpm. 40 negras ocupan en esta pieza el espacio de tiempo de 1 minuto.

Las expresiones de tempo

Existen además expresiones asociadas al tempo de una pieza. En el ejemplo anterior, el término italiano adagio hace referencia al tempo de 40bpm. Nos da una indicación más natural de la velocidad de esos 40bpm.

Algunas de las expresiones de tempo más utilizadas son (de menor a mayor velocidad):

Largo, lento, grave, adagio, andante, moderato, allegro, vivace, presto.

y sus derivadas:

Lento moderato, larghetto, andante moderato, allegro moderato, prestissimo etc.

Tiempos y compases.

Los tiempos

A cada uno de los movimientos del pulso constante (aquél que seguíamos con el brazo) se le llama un tiempo.

Tiempos fuertes y débiles

Si simplemente movemos el brazo marcando tiempos iguales, conseguimos un pulso constante pero plano, sin acentos. Un pulso poco musical.

El ser humano interpreta de forma natural algunos tiempos como de mayor importancia, más acentuados. Son los llamados tiempos fuertes. Aportan a la música anclaje en ciertos acentos, que definen distintos tipos de ritmo. 

Al resto de tiempos se les llama tiempos débiles, aunque puede hacerse distinciones de tiempos semifuertes según el caso.

Los compases

Los compases son grupos de tiempos dentro del pulso constante. Se identifica como un compás el grupo de tiempos que forman un tiempo fuerte y los tiempos débiles que le suceden hasta el siguiente tiempo fuerte.

De esta forma el pulso constante original que marcábamos con el brazo, se divide en compases, que son a su vez grupos de tiempos. Cada grupo formado por un tiempo fuerte y varios tiempos débiles.

Representación de los tiempos en los compases

Para la representación gráfica de los compases se tiene en cuenta cada cuántos tiempos se produce un tiempo fuerte. La parte de arriba de la escritura en forma de fracción, representa ese número.

Por ejemplo, el compás de 4/4 tiene un tiempo fuerte cada 4. Es decir, divide la línea infinita del pulso en grupos de 4 tiempos.

Tipos de compases

Existen tres tipos de compases en función del número de tiempos que los formen. La acentuación del primer tiempo de cada compás dota a cada uno de ellos de un ritmo característico.

Compases binarios

Se llama compases binarios a los que subdividen la línea de pulso en dos tiempos: un tiempo fuerte y uno débil. Dividen la línea de pulso por lo tanto en grupos de dos.

Además, cada uno de los tiempos puede subdividirse en grupos de dos o de tres. A esto se le llama tener subdivisión binaria o subdivisión ternaria respectivamente.

El 2/4 es un compás binario de subdivisión binaria. Tiene dos tiempos y cada uno de ellos se subdivide en dos corcheas.

El 6/8 es también binario, pero de subdivisión ternaria. Cada uno de sus dos tiempos se subdivide en tres corcheas.

Compases ternarios

Son compases ternarios los que tienen tres tiempos. Dividen la línea infinita de pulso en grupos de tres.

Como en el caso de los compases binarios, también tienen subdivisiones en cada uno de sus tiempos.

De esta forma, un compás de 3/4 es un compás ternario de subdivisión binaria. Cada uno de sus tiempos se subdivide en dos corcheas.

Un 9/8, en cambio, es un compás ternario de subdivisión ternaria. Cada uno de sus tres tiempos se subdivide en tres corcheas.

Compases cuaternarios

Los compases cuaternarios son los formados por cuatro tiempos. Cada uno de sus tiempos puede tener a su vez subdivisión binaria o ternaria.

Un 4/4 es un compás cuaternario de subdivisión binaria. Dos corcheas integran cada uno de sus tiempos.

Un compás de 12/8 es también un compás con cuatro tiempos y por tanto cuaternario, pero de subdivisión ternaria esta vez. Cada uno de sus tiempos abarca tres corcheas.

Figuras musicales y silencios

Las figuras musicales

Para representar las duraciones de las notas en relación a los tiempos, existen las figuras musicales.

En orden de mayor a menor duración (número de tiempos) son:

Redonda: 4 tiempos

Blanca: 2 tiempos

Negra: 1 tiempo

Corchea: 1/2 tiempo

Semicorchea: 1/4 de tiempo

Fusa: 1/8 de tiempo

Semifusa: 1/16 de tiempo

…y las mucho menos usadas:

Garrapatea: 1/32 de tiempo

Semigarrapatea: 1/64 de tiempo

Redonda, blanca, negra, corchea, semicorchea, fusa y semifusa.

Las partes de las figuras musicales

A la parte circular se le llama cuerpo de la figura. El segmento vertical que contienen a partir de la blanca se llama plica. Al trazo ondulado final de la corchea y sucesivas se le llama corchete o corchetes.

Corcheas unidas

Las figuras musicales en orden descendente a partir de la corchea se unen cuando aparecen juntas en una partitura. Esta unión puede ser entre figuras con corchete del mismo tipo o diferente y en grupos pares. La unión se representa mediante la extensión del corchete de la primera hasta la segunda en perpendicular a las plicas, como en el ejemplo.

Figuras musicales
Corcheas y semicorcheas unidas.

Los Silencios

Existen además signos para representar silencios en la música. Los silencios se nombran como las figuras musicales con las que comparten duración. Un silencio de negra dura, por ejemplo, 1 tiempo.

Ritmo, figuras y compases.
De izquierda a derecha: silencio de redonda, silencio de blanca, silencio de negra, silencio de corchea, silencio de semicorchea, silencio de fusa, silencio de semifusa, silencio de garrapatea y dos silencios de garrapatea que completan el compás.

El puntillo en las figuras musicales y silencios

El puntillo es un símbolo de punto que se sitúa a la derecha de las figuras musicales y silencios para sumarles la mitad de su valor original.

Es decir, una negra con puntillo dura 1.5 tiempos. El puntillo le suma 0.5 tiempos, la mitad de su valor original.

Un silencio de negra con puntillo dura 1.5 tiempos. El puntillo le suma 0.5 tiempos, la mitad de su valor original.

Ejemplo de todo ello

Ejemplo de melodía en 4/4.

Analicemos esta melodía en do mayor. El compás es de 4/4; cada caja de compás contiene por lo tanto 4 tiempos de una negra cada uno. La subdivisión será binaria (esas negras están integradas por dos corcheas cada una).

Las indicaciones de tempo nos muestran que se trata de una velocidad media alta (150bpm). Al lado podemos observar además la expresión Allegro.

Analicemos ahora el ritmo de la melodía:

El primer compás tiene su primer tiempo ocupado por dos corcheas en las notas do y re; el segundo tiempo es para la figura de una negra en la nota mi y los tiempos tercero y cuarto los engloba una blanca sobre la nota sol.

En el tercer compás observamos una negra con puntillo que ocupa el primer tiempo al completo y la mitad del segundo. Este segundo tiempo es completado inmediatamente por la corchea en fa. El resto del compás le corresponde a la blanca en mi.

Compartir esta entrada